miércoles, febrero 10, 2010

Farewell

¿Como es que no nos damos cuenta de la influencia que tiene una persona en nuestras vidas sino hasta que es hora de decir adíos?... llenaste mi niñez de recuerdos felices, adoraba ir a su casa, adoraba el árbol de flores blancas y aromáticas en el patio central, adoraba recorrer el piso bajo de habitación en habitación y sin regresar sobre mis pasos siempre terminaba donde empezaba, adoraba el comedor con los gabinetes empotrados en las paredes, el agua fresca directo de la piedra, el olor de la cocina, las sopa de estrellas... adoraba el dulce de arrayán mmmm sobre todo el dulce de arrayán... debo admitir el miedo mezclado con curiosidad que me provocaba tu sala de "trofeos", nunca me gustó el olor de la piel curtida y esos ojos vacíos me daban calosfríos, pero hacían que fuera tan facil para mi imaginarte cazando leones en Africa...
Nuestros viejos se nos van... Por que todo cambia, todo pasa... la vida también...
Hasta luego Tío Chepo, nos veremos en algunos años y espero recuerdes el dulce de arrayán.

3 comentarios:

copo dijo...

Te dejo un abrazo solidario. Hermosos recuerdos.

Cecy dijo...

Te dejo un gran abrazo Princesa.

Mélanie dijo...

Lilith, es doloroso pero asi es la vida. Descubri a pena su blog y me encanta. Voy a regresar