martes, septiembre 04, 2012

Reflexiones


En varias ocasiones he tenido conversaciones donde he dicho que “la ignorancia es la base de la felicidad” y es común que muchas personas me malinterpreten.  No quiero decir que vivir en la ignorancia sea la felicidad, por supuesto que no. Esa sería una felicidad irreal y no creo que aplique para muchas cosas practicas de la vida, por ejemplo, si estas empezando una relación es bueno saber si la persona que te interesa es soltera, casada, divorciada o arrejuntada, eso es básico, en esos casos quieres tener TODA la información posible disponible, tal vez no tan básico sean todos los detalles de su relación anterior, si le mandaba flores o no en San Valentín o si dormía en tal lado de la cama, esa información no es tan necesaria. Como todo en la vida no es blanco o negro hay millones de tonos de gris,  y el manejo de la información es algo complejo. 

Cuando te dedicas a lo que yo me dedico tienes que dar malas noticias de vez en cuando, y te das cuenta, lo notas inmediatamente cuando esa noticia que acabas de dar cambia todo. Mientras tenían la incertidumbre, había esperanza, una pequeña promesa de felicidad, de luz al final del túnel, de un “vivieron por siempre felices”. Luego les dejas caer la noticia como cubeta de agua fría y puedes ver como su corazoncito y esa ilusión se rompen en mil pedazos (igual que como lo pintan en los dibujos animados).  Ya no hay sonrisas nerviosas solo la certidumbre de un futuro difícil e incluso de un final cercano.

Y se vuelve todavía mas complejo, puesto que cuando tienes un problema no puedes cerrar los ojos y hacer como que no existe.  En medicina decimos “si no sabes que tiene, no sabes como curarlo” y creo que eso aplica para otras muchas cosas en la vida. El problema también es que hacer con ese conocimiento, a partir de las decisiones que tomes puede que tengas la posibilidad de recuperar tu felicidad, construir una felicidad diferente o ya de perdida hacer la transición más fácil para los demás, hacer a alguien mas feliz.

Tal vez deba cambiar mi dicho y en lugar de “la ignorancia es la base de la felicidad” decir “el manejo eficiente de la información es la base de la felicidad”.

En fin, hoy andamos reflexivas por que al rato hay que ir a despedir a una amiga de mi Wero que el año pasado a sus 28 años era feliz preparando y disfrutando de su boda y vida de recién casada y que este año perdió su batalla contra el cáncer. QDEP.

3 comentarios:

ana dijo...

aaay que fuerte Lilith! pero tu reflexión es ciertísima... no se si puedas pero mañana nos vamos a reunir en un cafecito de López Cotilla todos los bloggers... me encantaría conocerte ;) http://www.facebook.com/#!/pages/Le-Bistro-La-Cave-Le-Jardin/224603060942475

..EmiLiA..* dijo...

Woo muy cierta tu reflexión, me llego hasta el alma porque es cierto todo lo que dices, lamentablemente se perdio la batalla, muy triste. Me fascino tu reflexión y voy agarrar parte de ella y aplicarla en mi vida.
Oye concuerdo con ana ojala puedas asistir un ratito a la reunión.

Rocio @ Casa Haus dijo...

Qué historia tan impactante, Lili! Ya creo que en tu profesión te topas con esta situación constantemente... muy difícil!
Un beso.