miércoles, marzo 10, 2010

Ya ni modo

El dia habia empezado bien, reflexionando y dando gracias por esos pequeños-grandes lujos cotidianos como una ducha con agua caliente, mientras me lavaba el pelo y sentia el agua tibia recorrer mi cuerpo recordaba como, cuando era pequeña, cuando ibamos de visita al rancho en Ensenada si queriamos un baño con agua caliente teniamos que sacar el agua del deposito, ponerla en ollas a calentar sobre la estufa, encerrarnos en el cuartito de baño asegurandonos de poner papel o toallas en las hendiduras de las ventanas para no pescar una neumonia con el aire que se colaba y acomodar la tina de forma que tuvieramos facil acceso al balde con agua caliente para, por fin, poder bañarnos a jicarasos (uf, yo por eso preferia quedarme en la casa de la tia Lety que tan bonita vista tenia del puerto - pero esa es otra historia).  Despues a vestirme, pintarme y peinarme, prepararle el desayuno y el lonche a mi marido,  salimos caminando juntos rumbo al estacionamiento para encontrarme con que habia una camioneta estacionada pegadita detras de mi coche expresamente acomodada para taparme la salida.  Resulta que ayer en la noche se ocupo la casa xx5 (nosotros vivimos en la xx6), yo honestamente no me di cuenta y como cuando llegué a casa mi lugar estaba obstruido por una pipa del gas se me hizo facil estacionarme en el lugar del xx5, esta mal lo sé, pero en el coto es practica común utilizar indistintamente los lugares de las casas que estan vacias como comodines o lugares de estacionamiento para visitas.  Con todo y pena fui a tocar a la casa xx5 por que precisamente hoy tenia que llegar temprano y que me encuentro con la sorpresa de que no habia nadie en casa (pude asomarme por que todavia no tienen cortinas) trajeron sus cosas, acomodaron muebles, dejaron su camioneta delimitando su territorio pero ellos no se quedaron a dormir todavia.  Así que tuve que dejar el coche donde estaba, mi marido queria traerme al trabajo lo cual me parecio una locura ya que trabajamos en polos opuestos de la ciudad y el trayecto casa-mitrabajo-sutrabajo facil le tomaria dos horas o más, después de un polite intercambio de ideas acepté que me llevara al tren ligero y muy democraticamente hoy hice uso del sistema de transporte publico de la ciudad.  Espero que el "desplante" de los vecinos solo haya sido por la contrariedad de encontrar su lugar ocupado ayer en la noche (les doy la razón en enojarse) pero quien en su sano juicio deja su camioneta estorbando 3/4 partes de la calle del coto habiendo otros lugares vacios cercanos (por no decir contiguos) como el xx4, xx7, xx8???... en fin, solo pido que no sea otra "Sra. Jessica" (vecina loca de mi tia que llegó a querer agredir fisicamente  a mi familia por puras tonterias y alucines sobre un arbol que estaba mitad en "su banqueta" y mitad en la "banqueta de mi tia"), ojalá sean buenos vecinos y no otro especimen para la coleccion de "vecinos raros". 

4 comentarios:

Ana dijo...

Gracias por pasarte, la verdad me pillaste en un mal momento, pero ya pasó todo. No fue mas que un susto.

Bss

Maeva dijo...

Bueno, pues esperemos que sólo sea un malentendido, y que no sea un mal comienzo, porque con los vecinos hay que llevarse bien, por si acaso, jeje.

un beso Lilith!

Tani dijo...

Vaya, que lío con los vecinos, parecen algo vengativos y desconsiderados. Ya los pudiste conocer?
Un beso amiga y paciencia con ellos

copo dijo...

Hola, ya había leído este post, pero ando del tingo al tango y no me había tomado el tiempo de dejarte un comentario. Qué estresss, mis mejores deseos para que tus vecinos sean buenas personas...pero sí que tuvieron un mal inicio. Suerte! Suerte!
Un beso,