miércoles, abril 28, 2010

El resto del viernes

Pues después de tan agradable velada en la Rambla nos dirigimos a la explanada del Expiatorio para comprar unos esquites (deliciosos por cierto) y nos encontramos con una exposición de artesanías huicholas, mi Wero me regaló un par de chucherias y la noche estaba tan linda que decidimos manejar mi rojito a Chapultepec donde entramos a un bar y tomamos unas cervezas.  Fue genial, platicamos como cuando recién nos conocimos, como cuates, como cómplices, como amantes... bromeando sobre muchas cosas, analizando los problemas de parejas de amigos concluyendo que para que una pareja funcione cada uno debe tener su espacio y respetar el del otro, el precario equilibrio entre no ser dependiente pero si mostrar interés... reímos, recordamos, recortamos... el se puso a hacer reminiscencias sobre las borracheras que agarraba con su antiguo jefe, y mi comentario salió sin querer - de verdad que no querías regresar a tu casa, jajaja - el se quedó pensativo y yo completé - lo bueno es que nos conocimos en el momento justo, igual y en tu época loca no nos hubiéramos enamorado desde el principio - y ahora no solo pensativo sino también serio dijo - no se trata solo de madurar, también de estar con la persona correcta, creo que soy distinto por que tu me haces querer ser una mejor persona, quiero ser lo que tu te mereces - y como hace ya más de 3 años en ese otro bar, nos besamos, como si fuera la primera vez. 
Salimos del bar felices y contentos, con hambre, así que caminamos hasta ese puesto de tacos que nos encanta, al que fuimos cuando nos comprometimos.  Después seguimos caminando, disfrutando, platicando, viendo las casas, imaginando historias de fantasmas...  Llegamos al coche y... ash, habíamos sido víctimas del crimen de la zona, habían roto un cristal para poder acceder a la cajuela desde el asiento trasero y ... que se llevaron? una bolsa de una tienda departamental que tenia una camisa sucia que había olvidado dejar en la lavandería.  Mi Wero estaba furico y se sentía culpable de haber aceptado mi proposición de llevar mi coche para no tener problemas de estacionamiento, yo estaba divertida de ver su reacción de "macho protector" y después de unos minutos, logramos reírnos del incidente, después de todo, ellos acumulan mal karma y los cristales van por cuenta del seguro del coche.  Supongo que todo es cuestión de actitud, y no íbamos a dejar que nos arruinaran una noche como esa.
Por cierto que el nuestro fue el único coche "premiado" de la cuadra, pero según nos dijeron, esa zona es conocida por los "cristalazos", no se detienen a abrir los coches (para no accionar la alarma), simplemente acceden a las cajuelas, agarran lo primero que encuentran y corren, por eso los coches "elegidos" no son continuos.  En fin, a como esta últimamente la inseguridad en esta parte del país creo que fuimos afortunados.

3 comentarios:

Maeva dijo...

Pues un buen día a pesar de ese cristal roto!!! porque sólo se llevaron una camisa y encima sucia, jajajajaja. Quien les vería la cara cuando la abrieron. Si por lo menos hubiera tenido unos manolos, jajaja.

Que bonito recordar esas cosas, eh??

un beso Lilith!!!

ana dijo...

Que romántico!!!!!! que bonita velada!!!! me hiciste sonreir y bueno yo creo que todos los que estamos perdidamente enamorados nos pasa lo mismo... maduramos y queremos ser los mejores para las personas con quienes compartimos nuestra vida ;) oyeeeee pero que calle es para nunca estacionarme ahí!!!

Tani dijo...

Ay comadre, que pena lo del cristalazo. Pero dejando eso de lado me alegra mucho que pasaras un buenr ato, que ambos conserven la chispa y el romance intacto. A veces las relaciones de pareja se ponen aburridas o monótonas aunque el amor no falte, tu me entiendes. Me gusta la forma alegre en que hablas de su paseo e incluso del "incidente".
Un beso enorme!